Orden de 30 de diciembre de 2010 por la que se regula la Red de Comercio Rural Gallego.

Sección:1 - Disposiciones Generales
Emisor:CONSELLERÍA DE ECONOMÍA E INDUSTRIA
Rango de Ley:Orden
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

El artículo 30º.I.4 del Estatuto de autonomía de Galicia atribuye a la Comunidad Autónoma gallega, de acuerdo con las bases y la ordenación de la actuación económica general y la política monetaria del Estado, la competencia exclusiva en materia de comercio interior, en los términos de lo dispuesto en los artículos 38º, 131º y 149º.1, 11 y 13 de la Constitución.

El Decreto 324/2009, de 11 de junio, por el que se establece la estructura orgánica de la Consellería de Economía e Industria (en adelante, la consellería), atribuye a la Dirección General de Comercio la promoción, fomento, modernización y desarrollo del comercio y la programación y gestión de ayudas destinadas a estos fines (artículo 25º.1.A.c).

Asimismo, le atribuye la planificación, programación y dirección de las actuaciones orientadas a la promoción comercial de determinados sectores de la economía gallega que se consideren especialmente importantes para la comunidad autónoma, así como el fomento de proyectos de cooperación económica entre empresas del sector, el impulso del asociacionismo comercial y la asistencia técnica comercial en colaboración con otras instituciones y entidades (artículo 25º.1.A.h e i).

La falta de relevo generacional, su escasa modernización y el reducido volumen de negocio que manejan está llevando al cierre a muchos pequeños comercios rurales, sobre todo en los municipios más pequeños, donde la venta ambulante empieza a ser en muchos casos la única forma de abastecimiento. Para evitarlo y de paso impulsar una forma de comercio tan tradicional como son los pequeños comercios rurales, la consellería está desarrollando el plan Ágora, agora Re-comercia 2010-2013, que incluye un programa específico de fomento del comercio rural.

La consellería, consciente de la necesidad de recuperar y dinamizar la economía en general y el comercio del medio rural en particular, está definiendo un modelo comercial adecuado a la realidad del territorio, dirigido a promover y potenciar los establecimientos multiservicio. El proyecto responde a la necesidad de revitalizar el comercio de proximidad en el ámbito rural, por los beneficios que del mismo se derivan para este espacio.

El objetivo central es relacionar y apoyar los establecimientos comerciales dispersos en zonas rurales y frenar la tendencia al cierre de los establecimientos comerciales en el rural, adaptando la oferta a las nuevas demandas y necesidades del rural y adecuándolos a la legislación vigente.

La Red de Comercio Rural Gallego (en lo sucesivo, la red) está dirigida al mantenimiento de los establecimientos comerciales y proporciona:

-Un abastecimiento de productos y servicios básicos en las zonas rurales.

-Una dinamización de la economía del rural, dotándola de servicios de calidad.

-Un canal de distribución de los productos locales que contribuya al desarrollo de la economía de las zonas rurales.

-La inserción de las mujeres al mercado de trabajo en el rural. El comercio rural supone una importante fuente de empleo para las mujeres (el 64% de los comerciantes son mujeres).

-Una mejor atención a los/las visitantes y turistas en el rural.

-Una modernización en la gestión de los establecimientos.

-Una dotación de servicios tecnológicos en el rural, con punto de acceso a internet en los establecimientos.

Se va a diversificar la oferta de productos y servicios y a hacer una apuesta por una oferta de calidad, como medida para atraer nuevos clientes a los comercios rurales, consiguiendo así una mayor demanda que permitirá la viabilidad económica de los establecimientos. Por ello se pretende que los comercios adheridos a la red ofrezcan una amplia variedad de productos y diferentes servicios: restaurante, cafetería y atención a los/las turistas (información turística, venta de artesanía de la zona...) con el objetivo de abastecer las áreas rurales y ofrecer servicios fundamentales para la mejora de la calidad de vida de los/las habitantes del rural. En última instancia se trata de fidelizar a los/las habitantes de la zona, haciéndoles saber que pueden cubrir sus necesidades en un establecimiento cercano a su vivienda.

Se pusieron en marcha actividades en común para conseguir la viabilidad económica y mejorar las expectativas de futuro de los comerciantes del rural gallego. Se creó una oficina de gestión de la red que ofrece servicios de asesoramiento personalizado a los miembros de la red, publicidad y promoción conjuntas, mejora en la negociación conjunta con distribuidores, entre otros.

Los requisitos mínimos para la participación en la red son los siguientes:

-Viabilidad comprobada con la memoria de actividad.

-Situación del establecimiento en ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes o núcleos de población que no excedan de los 1.500 habitantes, situados en ayuntamientos de más de 5.000 habitantes, con o sin planeamiento municipal vigente.

-Participación en la formación para la adhesión de los establecimientos.

-Aceptación de las condiciones de la red.

-Cumplimiento de los manuales de la red.

-Oferta de los productos y servicios mínimos establecidos por la red.

-Instalación de TPV y asistencia a la jornada formativa en el propio establecimiento.

-Cumplimiento con la imagen corporativa de la red y con el manual de adecuación del local.

-Superación de la auditoría inicial y de las auditorías de seguimiento de la red.

Los establecimientos adheridos a la red tienen elementos en común y siguen unas normas de calidad y gestión común recogidas en los manuales de la red:

-Oferta mínima de productos y servicios.

-Servicios complementarios a la compra.

-Equipamiento.

-Atención a la persona cliente.

La calidad es un factor clave para la prestación de un servicio eficiente y es de crucial necesidad para la supervivencia de cualquier empresa. Por esta razón, a través de exhaustivas auditorías a los establecimientos adheridos, se garantizan unos estándares mínimos de calidad.

La imagen corporativa de la red mantiene una unidad de diseño que permite identificar los establecimientos adheridos como multiservicios de la red. Los establecimientos adheridos emplean una imagen corporativa común. Las personas que entren en un establecimiento de la red tienen que saber lo que van a encontrar. Y ello vendrá dado por el cumplimiento de unas normas de calidad en la rehabilitación del local y por referencias comunes en la oferta, en el servicio, en el equipamiento y en la atención a la persona cliente que se establecen en los manuales de la red.

Por lo tanto, en ejercicio de las atribuciones conferidas por el artículo 34º.6 de la Ley 1/1983, de 22 de febrero, reguladora de la Xunta y de su presidencia,

DISPONGO:

Artículo 1º Objeto y ámbito de aplicación.

1. Esta orden tiene por objeto regular la Red de Comercio Rural Gallego (en lo sucesivo, la red).

2. A los efectos de esta orden se consideran comercios rurales los situados en:

  1. ...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA